En una zona de nueva Zelanda la ley prohíbe el consumo de alcohol en lugares públicos. Es por ello que un grupo de amigos aprovecharon la marea baja y crearon una montaña de arena, segun ellos en aguas internacionales, para poder beber y celebrar sin problemas el fin de año.

Y les resultó. La policía no los molestó y se instalaron toda la noche hasta el día siguiente en la mini isla rodeada de agua bebiendo libremente.

Así lo reporta una nota de la BBC:

El consumo de alcohol en lugares públicos durante las celebraciones de año nuevo estaba prohibido en la península de Coromandel, en Nueva Zelanda. Así que un grupo de amigos decidió construirse su propia isla, para no tener que cumplir con la medida.

Según reportes, la estructura de arena fue levantada en el estuario de Tairua el domingo por la tarde, cuando la marea estaba baja. Los amigos luego instalaron una mesa de picnic y llevaron una hielera.

Y la broma entre los pobladores locales es que así lograron ubicarse en “aguas internacionales” y por lo tanto exentos de la prohibición al consumo de licor.

De hecho, el grupo pasó bebiendo toda la noche y recibió el año nuevo en la isla, desde donde los bebedores contemplaron los fuegos artificiales, reportó el sitio web neozelandés stuff.co.nz.

Y la construcción se mantenía intacta este lunes por la mañana.

La violación de la prohibición se castigaba con arresto o una multa de US$180.

Pero las autoridades de Coromandel parecen haberse tomado con humor la iniciativa.

“Eso es pensar creativamente. Si me hubiera enterado probablemente me les habría sumado“, dijo el comandante de policía local, inspector John Kelly, cuando le contaron sobre la isla.

“Fue genial ver a algunos kiwis divirtiéndose un poquito”, le dijo por su parte a la BBC David Saunders, quien publicó las fotos de la isla de los bebedores en el grupo de Facebook local Tairua ChitChat.

Fuente: http://www.bbc.com/mundo/noticias-42534527

Comentarios

comentarios