¿Arbitraje timorato, presionado, incapaz o mediocre? Son algunas de las preguntas que se puede hacer cualquier espectador del partido entre Brasil y Venezuela este domingo en el marco del hexagonal final del Sudamericano Sub20.

Con una canarinha necesitada de un buen resultado, el partido lo arrancaron teniendo la iniciativa, pero luego los nervios comenzaron a hacer estragos en la mentalidad de sus componentes, mientras en paralelo crecía la confianza en las piezas vinotinto.

Y empezaron a surgir de a poco, y luego a cada instante, las decisiones arbitrales que se convirtieron en las protagonistas del partido.

El punto climax hacia el final. Era cero a cero y eso parece que no se podía permitir. Manotazo en la cara con efectos de sangre montados, repartición de tarjetas fáciles a los venezolanos, pero desaparición de amarillas para los que ya vestían de ese color.

Y como en los info comerciales, “¡Pero hay más!”, un balón que no sale y hubiera dejado mal al fondo brasilero, es saque de meta. En la siguiente jugada el autor del gol del “favorito” luego de una falta descarada sobre el mejor vinotinto y listo, minuto 89 y a cobrar.

La crónica del partido en breve, mientras tanto a seguir disfrutando de la equidad que ofrece Conmebol.

Buenas noches.

Foto del protagonista Diego Haro, tomado de elbocon.pe

Comentarios

comentarios

Dejar respuesta