“No sabía jugar ni a las cartas. Tenía un problema con el balón”, recordaba el ex defensor brasileño, campeón de la Copa del Mundo de 1994, Ricardo Rocha, sobre Carlos Henrique Raposo, el jugador que estafó al fútbol con su carrera profesional.

“El Kaiser”, como lo apodaban por aquellos años, quería ser futbolista pero odiaba el fútbol. En una época donde no había tanta tecnología, cumplió su meta,pasó por más de 10 clubes y nunca disputó un partido completo.

A pesar de ser delantero, no tenía olfato goleador, ni un buen desmarque, ni una puntería maravillosa. Sus buenos contactos, la excelente relación con la prensa y un carisma entrañable, fueron sus armas para triunfar.

Amante de la buena vida, el dinero y la fama, Carlos Henrique Raposo, sabía que una profesión en particular podía cubrir sus expectativas. Él quería ser un futbolista de élite sin tener que transpirar, y así lo hizo.

SUS INICIOS

En 1986, con 23 años, el brasileño comenzó a formar su camino. Conocedor del ambiente futbolístico, se paseaba por las discotecas en busca de algún plantel profesional. Fue en una de aquellas noches donde dio con Mauricio De Oliveira Anastácio, un icono del Botafogo por aquellos años.

Raposo logró hacer contacto, sacó a relucir su carisma y, entre copas y bromas, lanzó: “¿Crees que puedas meterme en el primer equipo, no como empleado sino como jugador?”.

El atacante carioca se dejó convencer y se transformó en su representante. Había que armar una buena imagen para que los directivos del “Albinegro” no duden de él. Lo primero que se le ocurrió fue el apodo: “De ahora en adelante serás ‘El Kaiser'”, el parecido físico con el astro alemán Franz Beckenbauer, fue de gran ayuda.

 En una disputa a mayor mentiroso, Pinocho perdería con ‘El Kaiser’ -Ricardo Rocha, ex defensor brasileño

Posteriormente debieron armar un curriculum, y allí nació la primera mentira de todas las que lo rodean: Carlos Henrique decía haber formado parte del Independiente Campeón de la Copa Libertadores e Intercontinetal de 1984 y con una fotografía podía comprobarlo. Claro, en la imagen aparecía “Carlos Enrique”, el “Loco”, sin H, que nada tenía que ver con él, pero en tiempos donde la tecnología era escasa no lo pudieron comprobar.

El brasileño se hizo pasar por el argentino Carlos Enrique

El brasileño se hizo pasar por el argentino Carlos Enrique

PRIMER CONTRATO PROFESIONAL: el inicio del sueño

Ese año, y con el cartel de figura, llegó al Botafogo y con eso un nuevo inconveniente. Raposo odiaba jugar al fútbol y debía demostrar lo que, supuestamente, había logrado con los rojos de Avellaneda… o no.

“Iba a los entrenamientos y a los pocos minutos de ejercicios me tocaba el muslo o la pantorrilla y pedía ir a la enfermería. Durante 20 días estaba lesionado. En esa época no existía la resonancia magnética”, recordó el brasileño en una entrevista con el sitio “Globo Esporte” después de su retiro.

“Cuando los días pasaban, tenía un dentista amigo que me daba un certificado médico con algún problema físico. Y así pasaban los meses. En Botafogo creían tener en mí un crack, y era objeto de misterio”, detalló.

 Es un gran amigo, una excelente persona. Pero no sabía jugar ni a las cartas. Tenía un problema con el balón. -Ricardo Rocha

“Yo firmaba el contrato de riesgo, el más corto, normalmente de unos meses. Recibía las primas del contrato, y me quedaba allí durante ese periodo”. Después de un tiempo sin jugar debía emigrar para no levantar sospechas. Gracias a su personalidad, forjó nuevos contactos, uno de ellos fue Renato Gaúcho, ex jugador de la Roma y la Selección Nacional, que lo terminó llevando al Flamengo.

SEGUNDO CONTRATO PROFESIONAL: las excusas para no jugar

Al año siguiente ya estaba en el “Fla”. “El Kaiser era un enemigo del balón. En el entrenamiento le pedía a algún compañero que le pegara una patada y así se iba a la enfermería”, rememoraba el ariete.

Allí continuó con las estafas. El jugador de 24 años llegaba a los entrenamientos hablando por celular en inglés con supuestos agentes europeos, algo sumamente moderno para 1987. “Fingía que hablaba inglés y lo hacía mal. Un día descubrí que no hablaba con nadie”, relató Ronaldo Torres, ex preparador físico del club.

TERCER Y CUARTO CONTRATO PROFESIONAL: fichaje internacional

“El Kaiser” continuaba sin jugar un solo minuto, pero encontró una forma de partir a su nuevo destino. Sus buenos modales con la prensa lo llevaron a su primer fichaje internacional.

Internet era un mundo desconocido, las imágenes salían a cuentagotas. Un buen artículo escrito a su favor, unas buenas palabras de sus colegas, y ya era el nuevo jugador del Puebla de México. “Tengo facilidad en hacer amistades. A muchos periodistas de mi época les caía bien, porque nunca traté mal a nadie”.

El juego, la comida, el ambiente, nada era del agrado del “futbolista” y finalmente recaló en Estados Unidos. El Paso Patriots de la Premier Development League estadounidense lo acogió por seis meses.

QUINTO CONTRATO PROFESIONAL: la mejor excusa

“Partidos completos, probablemente he jugador 20 o 30, pero todos amistosos”, aseguraba Raposo, que en 1989 estuvo a punto de disputar un encuentro oficial con su nuevo equipo, el Bangú. “Me toco ir al banco. Coritiba se puso 2-0 y a los pocos minutos de juego suena el radio de Moises (DT), atendió, y me dijo que tenía que entrar, que era un pedido de Casto De Andrade (presidente del club)”.

 No tenía talento para jugar, pero era muy buena persona. Todo el mundo le quería mucho. – Ricardo Rocha

“Comencé a calentar y vi que algunos hinchas estaban insultando al equipo de atrás del alambrado. salté el cerco y fui a pelearme con ellos. Me expulsaron antes de entrar”. Aquella fue la maniobra que encontró para continuar con su mentira.

En el entretiempo, De Andrade bajó furioso a increparlo pero Raposo fue el que habló primero: “Antes que diga cualquier cosa, Dios me dio un padre biológico y me dio otro. Así que nunca voy a permitir que los hinchas digan que mi padre es un ladrón, que hace cosas malas y eso es lo que dijeron los hinchas de usted”.

“Él me abrazo por el cuello y me dio un beso. Le dije, perdón doctor, de acá a una semana o 15 días se va a librar de mí, pero él llamo a un dirigente para que me renovaran seis meses más”, confesó al medio brasileño en 2011.

Consultado por la revista “Four four two”, el CEO del Bangú, Pedro Nardelli, confirmó su existencia: “Conocemos la historia. Fue contratado por el club; en un momento dado hizo una temporada completa”.

SEXTO CONTRATO PROFESIONAL: El gran salto

Finalmente llegó el día. “El Kaiser” cumplió el sueño de cualquier futbolista profesional latinoamericano: llegar a Europa. En 1990 aterrizó en el Ajaccio francés como una estrella.

Desde su presentación debió utilizar recursos para matizar su poca habilidad con el balón: “El estadio era pequeño, pero estaba lleno de hinchas. Creía que solo entraba a saludar a los simpatizantes, pero había infinidad de balones. Teníamos que entrenar. Se iban a dar cuenta de que era horrible. Empecé a agarrar pelota por pelota y se las pateaba a los hinchas mientras al mismo tiempo saludaba y besaba el escudo de la camiseta”.

 Quería estar en el medio de los futbolistas, quería ser considerado futbolista, pero no quería las responsabilidades de un futbolista. -Mauricio De Oliveira

“Los aficionados enloquecieron”, mientras que, “los dirigentes se agarraban la cabeza porque los hinchas se llevaron de recuerdo todos los balones. Habré pateado unos cincuenta. No quedó ni uno”, relató.

Como si fuera poco, el brasileño se ganó a la afición gala en sólo 20 minutos de un partido. Apenas ingresó al campo, se hizo el desgarrado y pidió seguir a pesar del dolor por “amor a la camiseta”.

VUELTA A BRASIL Y FINAL DE SU CARRERA

Tras su paso por Francia, retornó a Brasil, donde pasó por el América, Vasco da Gama, Fluminense, Palmeiras y Guaraní hasta que finalmente, con 38 años, optó por retirarse. “Me siento culpable de no haber cumplido con las expectativas de la gente. Mucha gente buena creó expectativas a mi alrededor y nunca obtuvo resultados “, remarcó Carlos Henrique Raposo, quien aseguró: “No me arrepiento de nada. Los clubes engañan mucho a los futbolistas. Alguno tenía que vengarse de ellos”.

Actualmente el hombre de 54 años, que supo compartir equipo con leyendas como Rocha, Gaúcho, Romario, Branco y Bebeto entre otros, dirige un gimnasio y se autodenomina Personal Trainer. En una entrevista reciente a “Four Four Two”, declaró que no se hizo millonario pero vivió bien durante un tiempo. Viente años exactamente.

Tomado de: https://www.infobae.com/america/deportes/2017/11/20/la-repentina-muerte-de-una-joven-promesa-deportiva-en-una-fiesta-conmociona-al-voleibol-peruano/

Comentarios

comentarios