Luego de cinco jornadas, el liderato del Torneo Clausura tiene esencia negriazul. Cuatro victorias y un empate, además de nueves goles a favor y tan solo dos en contra, reflejan el rendimiento superlativo de un equipo inspirado y concentrado en lograr los objetivos trazados.

La victoria del pasado miércoles 16 de agosto por 1-0 sobre Monagas SC, en un partido de vértigo y catalogado como el “Clásico Oriental”, le otorgó el cuarto triunfo  –segundo al hilo- al combinado negriazul en lo que va de campeonato.

Nelson Hernández (71’) fue el artífice de la conquista en el CTE Cachamay, gracias un potente remate cruzado que dejó sin opciones al guardameta visitante Ángel Hernández. Por eso, el dorsal 18 minerista, quien sustituyó a Rodderyk Perozo en el segundo tiempo (62’), reflexionó acerca de la situación actual del club.

Desafío superado

Ganar en casa siempre da felicidad, y hacerlo ante el acérrimo rival genera una sensación única. Para Hernández, la clave del excelente andar guayanés se debe principalmente al sacrificio y las ganas mostradas semana tras semana en los diferentes escenarios del fútbol nacional.

“Todos estamos mentalizados. No regalamos absolutamente nada y vamos partido a partido. Tenemos una gran familia unida, y cada uno de los jugadores que entra al terreno trata de dar lo mejor de sí”, afirmó el apodado “Teto”.

Por otra parte, el nativo del estado Anzoátegui destacó el carácter complicado del encuentro que sostuvo Mineros con Monagas.  “Gracias a Dios por la victoria, teníamos un gran rival enfrente. Nos sacrificamos durante noventa minutos y valió la pena. A raíz del gol, ellos se encimaron pero el orden nuestro dejó las cosas a favor”.

Finalmente, Hernández opinó sobre el próximo compromiso del torneo local. “Pasamos la página. Ahora nos toca enfocarnos en el siguiente partido ante Metropolitanos. Con humildad, como siempre nos pide el profesor Tolisano, lucharemos por sumar de a tres”.

Por Prensa Mineros de Guayana

Comentarios

comentarios