El español, la lengua madre, se ha visto atacada durante toda su historia por su mal uso, por los modismos propios de cada región, y en algunos casos peor por aquellos que les encanta incorporar anglicismos.

Algunos consumen los anglicismos sin darse cuenta, los hacen parte de su léxico sin fijarse siquiera si la palabra que utilizan tiene con lo que están diciendo o escuchando.

Es así como a cualquiera le parece “cool” algo que está “trendy” aunque para otros sea una “fuckin‘ shit”.

Este anuncio de la RAE realizado hace dos años, no solo muestra un pequeño ejemplo de como el uso indiscriminado de los anglicismos a invadido la publicidad, sino como el usuario final se consume esta estafa idiomática sin fijarse al menos en su traducción literal.

 

Video de la Real Academia Española

Comentarios

comentarios